El glamour más allá del cine.

Entras en una sala y ¿la diferencia la marca llevar un vestido negro y tomar un copa o vestir un Chanel mientras brindas con Moët & Chandon? Tal vez no sea así de simple visualizar lo que es el glamour, pese a que es un término asociado al capitalismo, a la clase alta, a la sexualidad, a la fantasía y el deseo. Porque el glamour no es solo una construcción del Hollywood clásico.

rita-hayworth

La Real Academia de la Lengua Española lo define como “Encanto sensual que fascina”. Pero es todo un oxímoron que apela a una abstracción y a una imagen impalpable de la realidad, a una proyección de la nitidez huidiza y una estética sensual, una calidad frialdad, una seducción desde lo indiferente. Judith Brown realiza un estudio el glamour desde seis dimensiones y para la autora el “glamour surge con la atención modernista de forma estética” y posteriormente se hace visible, incluso más familiar, en los mundos del entretenimiento y en la cultura de medios, más allá del cine, en las revistas de moda, en la industria plástica o en los escritos de las mujeres con carácter de Virginia Woolf, los temas centrales de las obras de F. Scott Fitzgerald y en la poesía de Wallace Stevens.

El Gran Gastby

El Gran Gastby

Y es cierto que todos los medios se siguen preocupados en mostrarnos el glamour codificando culturalmente un sistema de valores y mostrarlo como algo elitista y democrático, una realidad que no puedes permitirte pero puedes soñar. “El término está de moda y oímos y leemos que se emplea sin rubor sin pararse nadie a matizarlo. Esta fiesta tiene glamour, estos almacenes tienen glamour, una calle con glamour, una sala de fiestas con glamour… Asociar glamour con algo parece ser sinónimo de éxito. Por eso se inventaron las alfombras rojas en las galas cinematográficas. Por eso Hollywood lo viene utilizando desde que lo inventó durante su época dorada, la muda de los años 20. Por eso todos los departamentos de comunicación o diseñadores de estrellas tratan de utilizarlo, aunque no todos los consigan.”, según Ángel Comas.

 

¿Pero qué es exactamente lo que provoca esa atracción irresistible? Aunque para Stein el glamour coquetea con “la sospecha de no hay nada detrás de todo esto”, lo cierto es que la atracción física no es suficiente, tiene que conllevar un estilo de vida envidiable y la clave está en ello, en envidiar, en desear algo de alguien, en comparar. Por ejemplo, las estrellas de cine con glamour vivían en lujosas mansiones, se pasan la vida de fiesta con sus colegas igualmente glamorosos, codeándose con celebridades de otros campos, jugaban a deportes caros y sofisticados solo al alcance sólo de millonarios, aunque no se aireaban demasiado los detalles de sus vidas amorosas. ¿Conocer todos los detalles del Star System les resta ese halo de glamour?  ¿Que ellos mismos twitteen o instagrameen su vida les hacen menos glamourosos? Probablemente no, ya que las redes sociales pueden entenderse como una extensión de Personal branding y una herramienta para construir una estrategia de comunicación, fomentar esa exposición para despertar la atracción y la envidia y lograr viralizar esa marca personal, sería un glamour tecnológico postmodernista.

Para saber más sobre el glamour en Hollywood, este documental

Lourdes Moreno Cazalla

barbour pas cher barbour pas cher barbour pas cher barbour pas cher barbour pas cher golden goose saldi golden goose saldi golden goose saldi golden goose saldi golden goose saldi doudoune moncler pas cher doudoune moncler pas cher doudoune moncler pas cher doudoune moncler pas cher doudoune moncler pas cher moncler outlet online moncler outlet online moncler outlet online moncler outlet online moncler outlet online