A Late Quartet: una metáfora perfecta de la armonía en la música y en la vida.

 

Parecía que en España no íbamos a ver A Late Quartet en cines pero, por fin, ha llegado la visión de Yaron Zilberman sobre un cuarteto de cuerda que quiere celebrar su 25 aniversario con la interpretación de una de las obras más complejas de Beethoven, el cuarteto de cuerdas n.º 14 en Do sostenido menor Opus 131, una pieza compuesta en 1826 dedicada al barón Joseph von Stutterheim.La banda sonora de la película nos regala dos obras: por un lado, el ejercicio que realiza Angelo Badalamenti y por otro, la interpretación que hacen del Opus la Brentano String Quartet. Es una magnífica excusa para volver a deleitarse con esta compleja partitura en la que se maximiza la estructura con siete movimientos, la armonía compleja. Desde su comienzo en el que los instrumentos se suman por tesituras, el segundo con sus reiteradas entradas del tema principal, para seguir con un Allegro y un Andante, el movimiento central, donde nos deleitamos con sus variaciones, para seguir con la sorpresa del quinto movimiento, y un oasis antes de concluir con un Allegro impecable por su dinámica.

 

Sin lugar a dudas, la película se articula sobre la base de esta obra del genio de Beethoven. Pero Angelo Badalamenti crea una banda sonora muy clásica, cargada de belleza y melancolía como base para sustentar la trama de los diferentes personajes (la enfermedad, la crisis de los 40, la obsesión por la perfección o los problemas familiares). Piezas de gran belleza son Winter love, Older men know y Bidding farewell


Toda la banda sonora y la película son una perfecta metáfora de lo que es la Armonía, esa unión y combinación de sonidos simultáneos y diferentes, pero acordes. Así, los miembros de este cuarteto perfecto lo es gracias a la perfección del primer violín, el ritmo y pasión del segundo, la profundidad de la viola y la grandeza del chelista.

El tiempo presente y el tiempo pasado

están quizá presentes los dos en el tiempo futuro

y el tiempo futuro contenido en el tiempo pasado.

Si todo tiempo es eternamente presente

todo tiempo es irredimible.

TS ELIOT

Lourdes Moreno Cazalla

barbour pas cher barbour pas cher barbour pas cher barbour pas cher barbour pas cher golden goose saldi golden goose saldi golden goose saldi golden goose saldi golden goose saldi doudoune moncler pas cher doudoune moncler pas cher doudoune moncler pas cher doudoune moncler pas cher doudoune moncler pas cher moncler outlet online moncler outlet online moncler outlet online moncler outlet online moncler outlet online