El cóctel más sexy mezclado para la banda sonora de El Gran Gatsby.

Necesitamos música (ideas, propuestas) que nos den confianza, que sean sexys, sugerentes y transcendentes. Necesitamos escapar del aburrimiento y la austeridad en la que estamos sumergidos y parece que la nueva película de Baz Lurhmann llega como una bocanada de aire fresco.

¿Si F. Scott Fitzgerald hubiese escrito en la actualidad “El Gran Gatsby” qué música habría escuchado? Ya no es la época del jazz y la nueva “Generación Perdida” escucha mucha música y muy ecléctica. Parece que esta banda sonora es la respuesta perfecta a esa pregunta. Un cóctel seductor, nada almidonado, ni impostado. Con una onza exceso de orquestación o psicodelia, con un buen golpe de introspección, grandes dosis de elegancia y agitado con mucho ritmo. Un lujo de mezcla de estilos y servido con puñado de los nombres más rutilantes de la escena indie, rock y R&B del momento. Dí un nombre y lo encontrarás: Jay-Z, Beyoncé, Florence and The Machine, Gotye, The XX, Jack White o Lana del Rey. Todos parece que se encargan de recrear e introducir al espectador en esta dolce cita.

Y las canciones suenan como nuevas, a pesar de que gran parte son versiones de clásicos como el Back to black de Amy Winehouse o Crazy in Love de Beyoncé, Roxy Music, Love Is the Drug o U2Love Is Blindness.

El Gran Gatsby, soundtrack

Lourdes Moreno Cazalla

barbour pas cher barbour pas cher barbour pas cher barbour pas cher barbour pas cher golden goose saldi golden goose saldi golden goose saldi golden goose saldi golden goose saldi doudoune moncler pas cher doudoune moncler pas cher doudoune moncler pas cher doudoune moncler pas cher doudoune moncler pas cher moncler outlet online moncler outlet online moncler outlet online moncler outlet online moncler outlet online